Para tu Bienestar Sexual…

Endurecimiento del Himen.

Endurecimiento del Himen. Diario El Propio. Sección El Consejero. Caracas, 21 de Mayo de 2012

Tengo 27 años y aún no mantengo relaciones sexuales. Me preocupa porque he escuchado que el himen se endurece. ¿eso es cierto?

 

 


El Himen es una membrana fina y semirrígida formada por tejido conectivo que cubre la entrada de la vagina. Su grosor y espesura son variables, incluso hay mujeres que no tienen, cuando existe, presentan diferentes formas. En algunas mujeres el himen tiene tal cantidad de agujeros que en poco tiempo se pierde y, en otros casos, es tan elástico que suele perdurar aún teniendo relaciones coitales.
Biológicamente no tiene función, sin embargo, psicológica y socialmente la mayoría de las personas piensa que la existencia o ausencia del himen determina si una mujer es virgen o no. La presencia del himen NO es una prueba segura de virginidad, ya que los hímenes suelen ser frágiles y actividades de la vida cotidiana lo pueden romper de forma prematura. Habrá mujeres con el himen intacto que habrán tenido relaciones sexuales y mujeres que llegarán a su primera vez con el himen roto, sin que se hayan dado cuenta de ello. Como todas las partes del cuerpo, los hímenes también son diferentes de una mujer a otra.
Todos los tejidos corporales van perdiendo elasticidad con el paso de los años, pero, desde luego, no es el caso en una persona de 27 años, aun eres joven e incluso no hay garantía que hayas nacido con himen. Solo en algunos casos muy específicos hay personas que padecen algún tipo de patología concreta que haga que sus tejidos pierdan vascularidad antes de tiempo. Por lo tanto, en una mujer sana, antes de la fase menopaúsica, el himen no se endurece.
Muchas pueden haber sido las situaciones que llevaron a que postergues el inicio, pero lo importante es que puedas superar estos inconvenientes actuales para tener la posibilidad de disfrutar esas experiencias sexuales compartidas que tanto deseas y confío que lo lograras. La primera vez no tiene por qué hacer daño, pero genera muchas expectativas, lo que hace que puedas preocuparte y pueda vivirse con ansiedad o temor.
Conocer tu cuerpo y la respuesta sexual te ayudará a vivir la experiencia tranquilamente, incluso puede facilitar que las relaciones sean más satisfactorias. Si tienes miedo y nervios, lubricas menos y existen más posibilidades de molestar o doler ya que con los nervios la vagina se endurece en lugar de estar relajada y flexible. Cuando una mujer está excitada suele relajar su musculatura vaginal, lubrica y se deja llevar en la relación sexual. En cambio si está nerviosa se produce el efecto contrario: arquea su espalda, contrae su cuerpo, especialmente las piernas, y la vagina. Y es difícil que se produzca una penetración o si se produce ésta puede ser molesta.

Psic. Yumary Guerra
Psicóloga – Psicoterapeuta de Pareja y Familia
elpuntoguerra@gmail.com @elpuntoGuerra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 983 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: