Sexo Anal.

Sexo Anal. Diario El Propio. Caracas, 21 de Mayo de 2012

¿Qué tan cierto es que el sexo anal es mejor que el regular? Quisiera intentar, pero siento miedo.

 

 


El sexo anal, también conocido como pedicación, es la práctica sexual que consiste en la introducción del pene por el ano y el recto de la pareja. Esta práctica forma parte de la vida sexual de las parejas, tanto homosexuales como heterosexuales.

Anatómicamente el ano no está diseñado para la penetración sino para la expulsión, sin embargo, el ano cuenta con muchas terminaciones nerviosas que otorgan una sensibilidad similar a las de los genitales, por eso es posible encontrar placer en la penetración anal. El ano no cuenta con lubricación natural como la vagina, por eso es fundamental acudir a un buen lubricante a base de agua para facilitar el proceso.

Respondiendo a tu pregunta cada práctica sexual es una fuente de placer pero va a depender de las experiencias y preferencias individuales, es importante conversarlo ampliamente con tu pareja y si decides iniciarte te recomiendo comenzar con la autoestimulación, explorando la sensibilidad que puedes llegar a tener, ya sea manualmente o con un vibrador (preferiblemente liso y lubricado); es recomendable introducirlo lentamente para que el esfínter se acostumbre a esta nueva sensación.
Debes tomar en cuenta que tanto el recto como el ano están contaminados de material fecal, por eso es recomendable realizarlo con condón; bajo ninguna circunstancia se debe pasar de sexo anal a vaginal sin cambiar el condón, sin lavar el pene o el vibrador, debido a que el riesgo de adquirir infecciones se incrementa exponencialmente.

Es posible que puedas sentir un poco de dolor al principio, al igual que las molestias que pudiste haber experimentado en tus primeras relaciones vaginales, no puedo decirte cuántas veces se requieren para dejar de sentir dolor, la respuesta está relacionada con el tamaño del pene y con el nivel de relajación y excitación, pero si se realiza con frecuencia, luego de varias veces se comenzará a sentir placer. La estimulación constante del clítoris y otras zonas erógenas es muy importante para lograr la excitación necesaria; la comunicación y confianza con tu pareja son fundamentales, pídele a tu pareja que te consienta todo el tiempo. Durante las primeras veces es posible que experimentes ganas de defecar o de orinar, es normal, porque no estás acostumbrada. Tómate tu tiempo y ten paciencia, aprender a conocer el cuerpo y sus límites es parte del proceso y no debes excederte si no quieres convertir el sexo en algo doloroso.

Psic. Yumary Guerra
Psicóloga – Psicoterapeuta de Pareja y Familia
yumaryg@gmail.com @elpuntoGuerra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s